martes, enero 23, 2007

ENCONTRAR SIN BUSCAR





Caminando solo por las calles de Bellavista. Con la mente llena de sueños y sin niuno en los bolsillos, así andaba ese día Martes. Caminando, pateando piedrecillas y papeles, patee un billete de 10 lucas. Miré cuidadosamente hacia todos lados y en un gesto felino lo recogí. En la próxima esquina lo miré: Si, era verdadero!! que felicidad, la solución a mis problemas había llegado sin buscarla. Cuidadosamente doble el billetito y lo metí en mi bolsillo perro. Tarararara, ta tararara , me reía solo, todo era bello, todo era mío. Al llegar a casa me acosté y soñé con el mañana. Dormí profundo como siempre.
Ese Miércoles, al despertar, fui a rescatar mi billete de 10, pero claro, ya no estaba, se había ido por un nuevo agujero en mi bolsillo............y lloré, lloré de corazón. Me pregunté si realmente valió la pena encontrarlo, si sirvió de algo, si fue real. Hoy siento que me duele más haber encontrado algo sin buscarlo para perderlo, que haberme quedado pato y sin esperanzas para siempre.



4 comentarios:

claudiapop dijo...

Creo que hay veces que perder algo que por un momento nos dio felicidad, luz, cariño, y mas... duele.... Pero lo peor es encontrarlo y saber que esta hay,,, pero la vitrina es inalcanzable, así que solo estará en exposición, para apreciarlo, visitarlo y nunca será tuyo... eso es peor...

Anónimo dijo...

pero las vitrinas se pueden romper...¿no?

felipe dijo...

que mala. Eso es lo culiado de acopiar cosas, que precisamente las puedes perder, la belleza de la ironía no?, por lo menos tienes un relato único para escribir. A mi me tocó profundo lo tuyo, me metía a leer blogs para olvidarme que ayer me robaron mi billetera con toda la plata del verano, y por cierto mis documentos.

AngeLito dijo...

A veces la felicidad de lo vivido es el único aliento para seguir...

Me gustó la emoción que le diste a tu texto, está genial.