lunes, agosto 20, 2007

Pseudoreflexión Post-Pega


Este año ha estado marcado por el cambio. Es constante. Se apodera de mí y de los que me rodean. Es invisible como implacable. Para bien o para mal, el constante cambio se apoderó de mí. Otras eran esas épocas en las que el mar era mar y el cielo era cielo. Hoy nada de lo antiguo vale. Mañana no sé que pasará, pero sin dudas será lo que tiene que ser.
¿Y que tiene que ser, lo que sea o lo que quiera?

3 comentarios:

kyol dijo...

cielos!

será lo que tu hagas...siempre.

Nita! dijo...

Que sea lo que sea!

Total, lo mejor está por venir

Claudia sandia dijo...

simplemente todo pasa por algo...

el mejor cambio, es el propio...
Mas tarde las antiguedades son valiosas...

Es mejor lo que quieras... Mar y aire